por qué AMOH
nos mueven nuestras inquietudes
trabajamos para conseguirlo

Queremos decirte que

NO ESTÁS SOLA

Cada año se detectan más de 30.000 nuevos casos de cáncer de mama en España, de los cuales entre el 5% y el 10% son hereditarios. Cada año unas 3.500 mujeres sufren cáncer de ovario,  y 1 de cada 500 mujeres diagnosticadas tienen una mutación genética hereditaria. En el caso de los ovarios aunque los factores de riesgo son poco conocidos, hay uno bien establecido que es el cáncer hereditario.
Ante estos datos, cuando eres diagnosticado de cáncer de mama, ovario o hereditario, hay un sentimiento de soledad y desamparo, pero queremos que tomes consciencia que no existen enfermedades sino enfermos, que éste es un camino que es tuyo, eres tú quien lo va a recorrer y debes tomar decisiones, empezando por la más importante, con quién y cómo quieres cruzar este camino, porque la resolución, está en el propio viaje.

AMOH se ha creado con dos objetivos muy claros, ser tu referente en el cáncer de mama, ovario y hereditario para informar y prevenir la enfermedad y, promover la investigación hasta llegar a la curación y cortar la cadena de estas mutaciones en nuestros descendientes.

Queremos ser un referente de información en nuestra sociedad sobre el cáncer de mama, de ovario y  hereditario. Esta información viene de la mano de grandes profesionales, y queremos hacértela llegar de forma sencilla y entendible sin apenas terminología médica. Porque creemos que tú que nos lees, así la necesitas, sin pronósticos, ni estadísticas, pero fidedigna y veraz.
Cada uno de los miembros de esta asociación está sensibilizado con el tema, tiene un motivo por el que formar parte de ella, además de corazón e ilusión, ingredientes imprescindibles en cualquier proyecto. AMOH es sin duda una asociación motivada para ayudar, informar, asesorar, acompañar, cambiar, facilitar, avanzar, conseguir, investigar, paliar, mejorar y miles de adjetivos más que tienen en común todos sus componentes.
A todos ellos les decimos GRACIAS.

”   Como en una cuerda floja que pende de un hilo… como si estuviera en medio de un océano sin tierra a la vista… así me siento yo cuando hablamos de cáncer hereditario… en una lista elegida al azar… Esto es lo primero que tuve que aprender para atreverme a coger este proyecto. Aprender a mirar de frente a mis “miedos” pues solo así se superan o como mínimo se hacen un poco más pequeños. Así que vamos a darle la vuelta, y vamos a convertir la cuerda floja en la cuerda de un circo donde con equilibrio nos mantenemos firmes! Y vamos a intentar disfrutar del paisaje de ese océano sin tierra a la vista… porque esa tierra está a la vuelta de la esquina!

En el 2003 con 28 años tuve mi primer cáncer de mama, con extirpación de 24 ganglios de los cuales 6 estaban afectados, con tumeroctomía y posterior tratamiento de quimioterapia y radioterapia. En el 2010 me someto a un estudio genético con el resultado de que soy portadora de BRCA1, aquí tengo mi respuesta a por qué tuve cáncer tan joven y empieza mi incertidumbre de qué pasará ahora… En el 2013 con todas las pruebas preoperatorias realizadas, decisiones maduradas y a las puertas de una mastectomía profiláctica, soy diagnosticada de un segundo tumor de mama, con su correspondiente tratamiento de quimioterapia y su posterior operación, aunque ya no tan preventiva… En el 2014 acabados los tratamientos y la mastectomía bilateral con reconstrucción de dorsal ancho, me extirpan ovarios y trompas de falopio, provocándome la menopausia precoz quirúrgica.

Y… en el 2017 cuando ya me creía y todos me creían curada, la enfermedad regresa en forma de metástasis…

BRCA1, BRCA2, y muchos genes más… encantada de conoceros, desde hoy quiero ser vuestra amiga no vuestra enemiga, tuvisteis un pequeño altercado al llegar a mi organismo, un error, así que trabajaremos juntos y en equipo para evitar, prevenir, afrontar, superar, aprender, avanzar y corregir todo desliz que tengáis como mutaciones genéticas. Y si me lo permitís para eliminar esos errores en las próximas generaciones cortando así la cadena. El camino no será fácil y para mí es bastante desconocido, pero voy a adentrarme como una niña en un jardín con verjas, que siempre he visto pero en el que no me he atrevido a entrar por miedo y por pensar que estaba cerrado… hoy me he dado cuenta de que las puertas siempre habían estado abiertas.

Gracias, gracias a quien pensó en mí para esté proyecto, por su luz, aunque ni ella lo sepa, gracias a quién me controla y alza su espada durante mis tratamientos con su realidad y su ciencia, pero necesario,  gracias a alguien que llamo “solo tú y yo sabemos…” porque solo tú y yo lo sabemos, gracias a los que sufriendo a mi lado nunca pierden la sonrisa,  gracias a los que sin conocer personalmente alumbraron mi camino en alguna noche oscura, gracias a los que no veo pero sé que están, gracias a los que se quedaron en el camino y se llevaron un pedacito de mí… y les debo un pedacito de mí…

Para los que ya han padecido un cáncer, o más de uno, para los que nunca lo han padecido pero ahora saben que son portadores de una mutación, para los que aún no lo saben y deberán saberlo, para los que lo están padeciendo… y para todos esos seres queridos que sufren todo esto sin ser los protagonistas… para todos ellos es este proyecto!  “

Marisa Cots