¿qué es?
cáncer de mama
tu implicación es vital

 

Para poder comprender qué es el cáncer de mama, debemos entender qué es el cáncer.

Las células normales de todo nuestro organismo se dividen y mueren en un tiempo concreto, pero a veces estas células provocado por una serie de factores externos (dieta, tabaco, sedentarismo, alcohol, contaminación, factores medioambientales…)  y/o internos (portador de mutación genética heredada de uno de los progenitores)  pierden esta capacidad de morir y empiezan a crecer descontroladamente, formando lo que llamaríamos tumor.

Estos tumores pueden crecer lentamente sin destruir los tejidos vecinos y sin la capacidad de proliferar y estaríamos hablando de tumores benignos; pero cuando crecen destruyendo y sustituyendo los tejidos normales es cuando hablamos de tumores malignos, CANCER.

Dependiendo de dónde ocurre este crecimiento anormal, diremos de qué cáncer estamos hablando. Por ejemplo, un crecimiento anormal en los pulmones sería  cáncer de pulmón, un crecimiento en el colon “cáncer de colon” y así sucesivamente.

Por tanto el CÁNCER es un grupo de enfermedades caracterizadas por el crecimiento descontrolado y la diseminación de células anormales.

La palabra cáncer deriva del griego (kárkinos): “cangrejo” llamado así por su aspecto de lesión central con prolongaciones con aspecto de patas.

En esta imagen puedes ver por qué se asemeja una célula tumoral a un cangrejo.

célula-cancerígena

 

“Un crecimiento anormal de células  en cualquier parte de las mamas, es un cáncer de mama, independientemente de por qué se produce este crecimiento”

TIPOS DE CÁNCER DE MAMA

Aunque existen diferentes tipos de  cáncer de mama, hay dos tipos principales:

Carcinoma ductal in situ (CDIS) o lobular in situ(CLIS), no invasivo: el crecimiento de células malignas, es dentro del conducto o los lóbulos  mamarios,  no se propaga al tejido circundante ni a otras partes del cuerpo. Aunque algunas veces este tipo de cáncer puede volverse invasivo.

Carcinoma invasivo o infiltrante: las células malignas traspasan los límites de los ductos o los lóbulos al tejido circundante. Dependiendo de si el cáncer comienza en los lóbulos o en los ductos se llamará carcinoma ductal invasivo (CDI) (es el más frecuente); O se llamará carcinoma lobular invasivo (CLI). Ambos tienen la capacidad de extenderse a otras partes del cuerpo.

A continuación te mostramos la anatomía de un pecho, y los dos lugares más comunes donde se origina el cáncer de mama: lóbulos y conductos de leche.

anatomia-seno

OTROS TIPOS DE CÁNCER DE MAMA

Algunos tipos de cáncer no muy frecuentes serían por ejemplo:

Cáncer de mama inflamatorio:  es un tipo de cáncer de mama poco usual y que se puede confundir con una mastitis u otras enfermedades benignas por sus características. En lugar de palpar un bultito el síntoma principal es el enrojecimiento de la piel del pecho, puede verse hinchada, como si tuviera un golpe o con el hundimiento del pezón; y toda esta apariencia viene porque se produce un bloqueo del flujo de los vasos linfáticos .

Enfermedad de Paget:  es otro tipo de cáncer muy poco común,  que se caracteriza porque afecta a la piel del complejo areola-pezón, a menudo se confunde con un eccema. Suele ser una lesión única, descamativa con bordes irregulares. Generalmente detrás de estas células cancerosas conocidas como células de Paget suele existir un carcinoma ductal de mama in situ que subyace a la lesión.

SÍNTOMAS A TENER EN CUENTA EN UN POSIBLE CÁNCER DE MAMA

Muchas veces el cáncer de mama no da síntomas inicialmente. Por ello lo mejor es acudir a nuestras revisiones y palparnos el pecho cada mes después de la menstruación, igual que observar si hay algún cambio en alguna de las mamas o pezones.

Los siguientes síntomas serían motivo de consulta con nuestro médico:

                    -Un bulto o bultito en el seno o en la axila

                    -Pezón hundido o dolor en el mismo y/o secreción de líquido que no sea leche

                    -Inflamación o dolor del seno o parte de él

                   -Descamación, engrosamiento, enrojecimiento, formación de hoyos, irritación de la piel del seno o de la areola.

Recuerda que todos estos síntomas a su vez pueden indicar otras patologías benignas, pero ante los mismos, siempre hay que descartar y consultar con nuestro médico.