#tuereslaprotagonista

El Cáncer de Ovario

Según los últimos estudios publicados cada año se detectan más de 3.500 cánceres de ovario, de los cuales, 1 de cada 500 mujeres diagnosticadas tiene una mutación genética. Aunque estas cifras son superiores a las registradas en años anteriores, también es cierto que se va avanzando en la superación aunque no alcanza las cifras del cáncer de mama, en ovario la superación está en torno al 50%, por lo que tenemos que seguir trabajando más intensamente para conseguir el 100%, sobre todo, en la prevención y diagnóstico precoz. La información es muy importante, conocer los aspectos relacionados con el cáncer de ovario te ayudará a entender a la vez que ayudarás a tu médico a gestionar tu enfermedad.

¿ Qué es el Cáncer de Ovario?

Para poder comprender qué es el cáncer de ovario, debemos entender qué es el cáncer.

Las células normales de todo nuestro organismo se dividen y mueren en un tiempo concreto, pero a veces estas células provocado por una serie de factores externos (dieta, tabaco, sedentarismo, alcohol, contaminación, factores medioambientales…)  y/o internos (portador de mutación genética heredada de uno de los progenitores)  pierden esta capacidad de morir y empiezan a crecer descontroladamente, formando lo que llamaríamos tumor.

Estos tumores pueden crecer lentamente sin destruir los tejidos vecinos y sin la capacidad de proliferar y estaríamos hablando de tumores benignos; pero cuando crecen destruyendo y sustituyendo los tejidos normales es cuando hablamos de tumores malignos, CANCER.

Dependiendo de dónde ocurre este crecimiento anormal, diremos de qué cáncer estamos hablando. Por ejemplo, un crecimiento anormal en los pulmones sería  cáncer de pulmón, un crecimiento en el colon “cáncer de colon” y así sucesivamente.

Por tanto el CÁNCER es un grupo de enfermedades caracterizadas por el crecimiento descontrolado y la diseminación de células anormales.

La palabra cáncer deriva del griego (kárkinos): “cangrejo” llamado así por su aspecto de lesión central con prolongaciones con aspecto de patas.

Tipos de Cáncer de ovario

TIPOS

Existen tres tipos principales de cáncer de ovario dependiendo de dónde se originan las células malignas:

1.- Carcinoma epitelial: es el cáncer que se origina en las células epiteliales que son las que cubren la parte externa de los ovarios. Es el más frecuente, representa entre el 70% y 90% de todos los cánceres de ovario.

2.- Tumores de células germinales es el que se origina en las células que producen los óvulos. Es muy poco frecuente.

3.- Tumores del estroma se refiere al cáncer que se origina en las células del cuerpo del ovario principalmente en las células que producen las hormonas femeninas: estrógenos y progesterona. También es muy poco frecuente.

Dentro de cada una de estos tipos de cánceres se distinguen a su vez otros subtipos según las características concretas de la célula implicada en ese tumor.

SÍNTOMAS

A continuación te detallamos los posibles síntomas que puede tener el cáncer de ovario, aunque todos ellos también pueden ser síntomas de otras enfermedades, por ello ante la duda es mejor acudir a tu médico.

– Sensación de llenura y pérdida de apetito

– Nauseas y vómitos

– Cansancio

– Dolor de espalda que no mejora

– Diarrea o estreñimiento

– Pérdida o aumento de peso

– Hinchazón  abdominal

– Dolor abdominal y/o pélvico

– Necesidad de orinar frecuentemente

– Sangrado inusual vaginal y desórdenes menstruales

Al tener una sintomatología muy confusa con otras enfermedades, normalmente el cáncer de ovario se detecta en estadios avanzados,  tanto por el retraso en asistir a nuestro médico como por la falta de técnicas de detección precoz que actualmente no existen, por ello, volvemos a insistir en que es de suma importancia ACUDIR A NUESTRO MÉDICO si tenemos cualquiera de los síntomas aquí mencionados y duran más de tres semanas, mejor equivocarnos al ir, que al no ir.

Tratamientos en Cáncer de Ovario

Cuando estamos ante un diagnóstico de cáncer de ovario existen diferentes tratamientos,  pero a la hora de que tu médico decida cuál es el más adecuado para ti se tiene en cuenta la etapa de este cáncer, el tipo de cáncer de ovario, además del estado de salud de la paciente, edad, su historial clínico… y pueden reunirse oncólogo, ginecólogo,cirujano, patólogo… para tomar la decisión más adecuada en tu caso. Pero a pesar de ello, es importante que preguntes todas las dudas e incertidumbres que tengas, que seas parte activa en tu proceso y te impliques de manera positiva.

CIRUGÍA 

Normalmente es el primer procedimiento en la mayoría de etapas del cáncer de ovario. Esta intervención debe ser realizada por un experto ginecólogo oncólogo, y la intención de la misma es clasificar la etapa del cáncer y si es posible hacer una resección completa del tumor ya que favorece la supervivencia. A veces se extraen ganglios de la pelvis y el abdomen para analizarlos y saber si el cáncer se ha propagado.

En mujeres que todavía pueden tener hijos, y si la enfermedad está en estado muy inicial, se puede evitar extirpar los ovarios y el útero.

Esta intervención es diferente a una cirugía preventiva en una persona sana, a la que solo se le extirparían los ovarios y las trompas de falopio, conservando el útero.

RADIOTERAPIA

La radioterapia es un tratamiento basado en radiaciones ionizantes que se dan directamente donde se encuentra o se encontraba el tumor. Este tratamiento destruye las células malignas allí donde se aplica la radiación, por tanto es un tratamiento local, no a nivel de todo el cuerpo.

Intenta destruir las menos células sanas posibles y afinar bien al dirigir la radiación al tejido maligno.

Tipos de radioterapia:

La radioterapia puede ser externa o interna.

En cáncer de ovario se suele aplicar la radioterapia externa. Se utiliza una máquina grande que emite una radiación a una distancia del paciente que dura x segundos (según prescriba tu oncólogo radioterapéutico) y es un tratamiento que se aplica en diferentes días.

Los efectos secundarios más frecuentes son, fatiga o cansancio, enrojecimiento y sequedad de la piel, como cuando hay quemaduras solares, diarrea, irritación vaginal (si es necesario administrar radioterapia en la pelvis) y disminución en la formación de glóbulos rojos, blancos y plaquetas.

Estos efectos son transitorios desaparecerán tiempo después de haber realizado el tratamiento.

La radioterapia interna conocida como braquiterapia se puede utilizar también en el cáncer de ovario, aunque no es lo más habitual. Este sistema consiste en la colocación precisa de las fuentes de radiación directamente en el lugar del tumor. La ventaja sobre la radioterapia externa es que se puede tratar el tumor con dosis muy altas de radiación muy localizada y a la vez se reduce la probabilidad de un daño innecesario a los tejidos sanos de alrededor.

Usar esta técnica depende de las características de tu tumor. La braquiterapia se puede utilizar sola o en combinación con otras terapias como la cirugía, la radioterapia externa y la quimioterapia.

QUIMIOTERAPIA

La quimioterapia es la palabra que se utiliza para hablar del tipo de tratamiento médico que se basa en la administración de sustancias químicas a nuestro organismo.

Estas sustancias químicas están formadas por numerosos y novedosos fármacos con el objetivo de mejorar los resultados.

Las células normales crecen y se mueren de manera controlada mientras que las tumorales crecen sin control. Al aplicar la quimioterapia en nuestro organismo se intenta destruir estas células malignas y detener el crecimiento descontrolado. Pero en muchas ocasiones es imposible no afectar también a las células sanas, por ello se dan ciertos efectos secundarios que veremos más adelante.

La quimioterapia se puede aplicar en diferentes momentos:

  • Después de la cirugía, para erradicar cualquier celulita que se haya podido escapar por el organismo. Se trata de quimioterapia adyuvante.
  • Antes de la cirugía, para poder reducir el tumor. Quimioterapia neoadyuvante.
  • Para el cáncer recurrente que reaparece después de un tratamiento.
  • Para el cáncer de ovario metastásico, cuando se ha diseminado a otras partes del cuerpo.

Hay diferentes formas de aplicar la quimioterapia: intravenosa (a través de una vena) oral (por boca) intraarterial (a través de una arteria) e intraperitoneal (administrándola en la cavidad abdominal)

Además se administra en forma de ciclos, que dependerán del tipo de fármaco que se utilice.

Efectos secundarios

Al ser un tratamiento que llega a casi todas las partes de nuestro cuerpo, tal y como hemos dicho antes, la quimioterapia también destruye células sanas, en concreto las que se reproducen más rápidamente como mucosas, cuero cabelludo, tubo digestivo, médula ósea…

Por ello, los efectos más comunes son:

  • Pérdida de cabello
  • Cambios en las uñas
  • Inflamación boca (yagas, úlceras)
  • Diarrea, vómito, náuseas
  • Cansancio y descenso de glóbulos rojos, blancos y plaquetas

HORMONOTERAPIA

Cuando nos encontramos con un tumor ovárico del estroma, se puede tratar con hormonoterapia.  Ésta consiste por un lado, en reducir la concentración de estrógeno en el cuerpo y por otro lado bloquear la acción del estrógeno en el cuerpo.

Efectos secundarios

. Sofocos

. Secreción o resequedad vaginal

. Cambios humor

. Dolor de cabeza

. Náusea leve

. Dolor en los huesos

TERAPIA DIRIGIDA

En la terapia dirigida se utilizan una serie de medicamentos específicos que intentan bloquear la propagación y el crecimiento de las células cancerosas, causando poco daño a las células sanas.  Esta terapia intenta atacar el funcionamiento interno de estas células malignas (es decir cómo se reparan así mismas, cómo interactúan con otras células…)por ello cada tipo de terapia dirigida actúa de forma diferente.

A veces estos medicamentos funcionan incluso cuando la quimioterapia no es o no ha sido efectiva. Y en otras ocasiones, funcionan muy bien junto a la quimioterapia.

Efectos secundarios

. Sarpullido tipo acné en la parte superior del cuerpo

. Sequedad y comenzón en la piel

. Inflamación alrededor uñas

. Cosquilleo, dolor , entumecimiento en manos y pies

. Llagas boca, garganta

. Nauseas

. Dolor de cabeza

. Fatiga cansancio

. Defensas bajas

INMUNOTERAPIA

Es un tipo de tratamiento que también se puede utilizar para algunos cánceres de ovario, que consiste básicamente en estimular las defensas naturales del organismo para que ataquen y destruyan al tumor. Utiliza materiales producidos por el cuerpo o fabricados en un laboratorio para reforzar, identificar o restaurar la función del sistema inmunitario.

Un tipo de inmunoterapia por ejemplo, consiste en extraer células de nuestro sistema inmunitario que tienen por función atacar al enemigo, y después en el laboratorio reproducirlas y entrenarlas para que ataquen ciertos objetivos, en concreto ciertas proteínas que pudieran expresar algunos tumores, de manera que al volver a introducir estás células asesinas adiestradas en nuestro organismo, atacarían al tumor.

La inmunoterapia es en sí un poco compleja, así que a groso modo podemos decir que no es apta para todo el mundo, ya que se debe tener en cuenta también las características del tumor.

Efectos secundarios

Dependiendo del fármaco los más frecuentes son:

. Dolores musculares

. Falta de aire(dificultad para respirar)

. Congestión de los senos paranasales

. Dolores de cabeza

. Aumento de peso a causa de la retención de líquido

. Diarrea

. Reacciones en la piel

. Cambios hormonales como hipotiroidismo

. Tos

 

“LA MEDICINA ACTUAL PONE UN ESPECIAL ÉNFASIS EN LA PERSONALIZACIÓN DE LOS TRATAMIENTOS EN FUNCIÓN DE LOS TIPOS DE PATOLOGÍA Y LAS CONDICIONES PERSONALES DEL PACIENTE

Como podemos ver hay muchos tratamientos y no todos sirven para todos los tipos de cáncer de ovario.

Podemos observar, pues que la medicación se decide en función de mucha cosas, como el tipo de tumor, la extensión del cáncer, el estado de salud de la paciente… En todo caso son los profesionales médicos quiénes decidirán todo esto después del diagnóstico y estudio de cada caso.

Efectos Secundarios

Respecto a los efectos secundarios, no todo el mundo los tiene, actualmente los tratamientos son más efectivos y menos tóxicos y estos efectos se pueden controlar muchísimo más casi pudiendo hacer una vida normal.

Pero como ya sabemos que cada persona es un mundo y puede reaccionar de una manera distinta, no tienes por qué tener estos síntomas, quizá solo tengas alguno o por el contrario alguno no descrito aquí, si así fuera no dudes en consultarlo con tu oncólogo porque puede ayudarte a no padecerlos o a solucionar el problema que se te haya planteado.

Por otro lado desde amoh queremos decirte que hay mucho más…que TÚ puedes añadir a todo tu proceso, (a este procedimiento  correcto como es tu seguimiento con tus médicos y los tratamientos a los que sin duda debes someterte) y encontrarás algunas opciones en nuestra sección de “espacio amoh” en “alimentación”, “deporte” y en “mente y espíritu” algo que a día de hoy sin duda SUMARÁ en todos los casos en positivo a los resultados de tu tratamiento, de tu evolución y de cómo te sientes, TÚ ERES LA PROTAGONISTA.

#tuereslaprotagonista

¿quieres colaborar con nosotros?

Si quieres colaborar con AMOH tienes distintas modalidades de hacerlo, a tu manera, tú decides cómo y cuándo, para nosotros todas las colaboraciones son un rayo de luz que nos ayuda a seguir con nuestra misión y si quieres, también puedes hacerla tuya. Gracias por estar ahí.

Suscríbete a nuestra Newsletter

Si te suscribes recibirás nuestra news mensual donde te informaremos de todos los eventos, actividades que realizaremos además de las novedades y noticias destacadas. Infórmate sobre el cáncer de mama, ovario y hereditario.

#queremoscortarlacadena #soyamoh #investigacionyvida